+34 659802470 oceanored@gmail.com
Seleccionar página

Puede sorprender el titulo, pero viendo lo que significo para la madre de una amiga tener un sitio donde poder ducharse a gusto olvidándose de sus impedimentos, ha sido un aprendizaje tremendo de cómo lo pasan las personas con discapacidades y quienes le acompañan.

En principio íbamos a cambiar un inodoro y un mueble de lavabo, llegados al sitio conocimos en persona a Remedios con su alto grado de dependencia.

Para llegar al piso hemos descubierto la cantidad de impedimentos arquitectónicos que presenta el edificio, una vez en el baño entendimos que allí había que realizar una transformación que permitiera a esta persona tener algo de facilidad y que le permita disfrutar de un espacio adaptado para ella.
Esto cambiaba la idea inicial de cambiar elementos por transformar el baño entero, había que hacer números y sobre todo salir de allí convencidos y encantados de lo que se hiciera, el acuerdo fue muy rápido y manos a la obra.

Primer gran obstáculo a eliminar, una ducha alta con tres puertas correderas semi- descolgadas, en este habitáculo imposible entrar a ducharse con una silla o un andador. Acompañada de una puerta de accesos al baño que no abre lo suficiente para ingresar en silla de ruedas.

Para realizar nuestra idea, con cambiar el alicatado de los paramentos hasta media altura era suficiente. Nuestro centro de atención y el que se convertiría en el centro del baño, todo giraría en torno a este espacio.

Todo el suelo del baño se convertía en una pequeña piscina.

Para luego convertirse en un estupendo espacio de ducha amplio y cómodo.

Lo primero como en toda transformación es proteger las estancias de la vivienda que no vamos a utilizar y la zona de trabajo y paso nuestra.

Antes de la Reforma


Después de la Reforma

Resultado final

El resultado final no ha sido este, el verdadero resultado ha sido saber que Remedios disfruta de su ducha al igual que sus acompañantes.

Buen curro y super agradecido ¡¡¡¡¡¡¡